Anuncios

Cabra Montés: Qué Comen, Dónde Viven, Amenazas Y Más

Anuncios

La Cabra Montés (Capra pyrenaica) es una especie caprina común en la Península Ibérica. Esta especie forma parte del género Capra, al igual que la cabra doméstica, y es particularmente muy cercana a la cabra salvaje de los Alpes (Capra ibex).

Cabra Montés

El íbice ibérico, el íbice español, la cabra montés española o la cabra montés ibérica (Capra pyrenaica) es una especie de íbice con cuatro subespecies. De ellos, dos todavía se encuentran en la Península Ibérica, pero los dos restantes ya están extintos. La subespecie portuguesa se extinguió en 1892 y la subespecie pirenaica en 2000. Un proyecto de clonación en curso en la subespecie pirenaica dio lugar a que un clon naciera vivo en julio de 2003. Este es el primer taxón que se vuelve “no extinto“, aunque el clon murió pocos minutos después de nacer debido a defectos físicos en los pulmones.

Cabra Montés
Cabra Montés

Historia

La zona de expansión original eran los Pirineos y varias cadenas montañosas de España y Portugal. Hoy en día, sin embargo, se ha reducido considerablemente debido a la caza intensiva, razón por la cual toda la especie está potencialmente en peligro de extinción. Se distinguen cuatro subespecies, dos de las cuales están extintas. La cabra montés portuguesa (Capra pyrenaica lusitanica) fue exterminada ya en 1890.

El Caprino pirenaico (Capra pyrenaica pyrenaica) fue exterminado en el siglo XIX en el lado francés de los Pirineos; en la década de 1980 todavía había 30 animales en el lado español; en la década de 1990 el número siguió disminuyendo; el último espécimen vivo, una hembra, murió el 6 de enero de 2000, por lo que la subespecie había desaparecido. Como la población estaba estrictamente protegida y vigilada, las razones de su extinción son desconcertantes; se sospecha que es susceptible a las infecciones causadas por rebaños de ganado vacuno y caprino.

Los intentos de revivir esta subespecie a través de la clonación han fracasado hasta ahora. En 2013, sin embargo, las cabras montesas ibéricas comunes se reasentaron en los Pirineos franceses, 40 cada uno en el Parque Nacional de los Pirineos y Mont Valier en Ariège.

Los otros dos subtipos están hasta cierto punto asegurados: Capra pyrenaica hispanica del sureste de España cuenta con aproximadamente 8000 ejemplares. El Capra pyrenaica victoriae del centro de España fue exterminado en 1905 hasta que en doce animales, sin embargo, estaban estrictamente protegidos y podían reproducirse de nuevo a una población de 3500 hoy. Sin embargo, dado que esta continuación todavía no está realmente asegurada, se considera que la subespecie está en peligro.

Forma de vida

Al igual que otros íbices y cabras de caza, este ejemplar vive en terrenos rocosos o montañosos. En el modo de vida y la nutrición depende de hierbas, hierbas y hojas. La temporada de apareamiento tiene lugar entre noviembre y enero. En este tiempo, los animales viven en grupos mixtos de aproximadamente diez animales, que consisten en machos cabríos y hembras. A partir de febrero, los viejos amigos abandonan estos grupos. En abril, cuando las hembras preñadas dan a luz a sus crías, también las adolescentes abandonan los grupos. En otoño se forman rebaños mixtos más grandes. El tiempo de cría tiene una duración de seis meses y termina en mayo con el nacimiento de un animal joven.

¿Dónde vive la cabra montés?

La cabra montés pobla la Península Ibérica y estaba compuesta originalmente por cuatro subespecies. Sin embargo, con las recientes extinciones ocurridas en el último siglo, sólo quedan dos de las subespecies, Capra pyrenaica hispanica y Capra pyrenaica victoriae, que se encuentran a lo largo de la Península Ibérica española e incluso han migrado y se han asentado en la costa de Portugal.

Cabra Montés a lo alto
Cabra Montés a lo alto

Características

La Cabras Monteses son animales montañosos fuertes caracterizados por sus grandes cascos y patas cortas. Estas adaptaciones físicas les permiten correr y saltar en pendientes desnudas, rocosas, ásperas y empinadas, lo que les da una ventaja sobre los depredadores potenciales que no pueden alcanzarlos debido al terreno. El íbice ibérico también muestra un notable dimorfismo sexual, siendo los machos mayores en tamaño y peso y también con cuernos más grandes que las hembras.

Los cuernos de los íbices son diferentes entre los caprinos salvajes, ya que se curvan hacia fuera, hacia arriba y hacia atrás, hacia dentro y, dependiendo de las subespecies, hacia arriba o hacia abajo. El crecimiento anual de los cuernos es influenciado principalmente por la edad, pero también puede deberse a factores ambientales y al crecimiento del año anterior. Aunque las cabras hembras son más pequeñas, tienen un proceso de osificación más rápido y normalmente terminan su desarrollo óseo completo casi dos años antes que los machos.

Apareamiento

La cabra montesa ibérica establece dos tipos de grupos sociales: los grupos exclusivamente masculinos y las hembras con grupos juveniles. Es durante la época de celo (entre noviembre y diciembre) cuando los machos interactúan con las hembras para reproducirse. La asignación a la masa de testículos fue mayor en la estación de celo, particularmente a edades que se asocian con un estado de subordinación y una estrategia reproductiva de cortejo, más que de protección de la pareja.

También son comunes los grupos mixtos durante el resto del invierno. Durante la estación de parto, los potros son separados de los grupos femeninos en el momento de los nuevos nacimientos. Los machos son los primeros en separarse y regresar a sus grupos sólo de machos, mientras que las hembras jóvenes regresan eventualmente a sus madres y pasan sus próximos años con el grupo.

¿Qué comen las cabras monteses?

La Cabra Montés es generalmente un alimentador mixto, y dependiendo de la disponibilidad de plantas en su área de distribución. Así, el porcentaje de cada tipo de recurso que se consume variará altitudinalmente, geográficamente y estacionalmente. El íbice también tiene un mecanismo especial en el riñón que almacena grasa para ser utilizado como energía durante los fríos inviernos. El mayor almacenamiento corporal de grasa de riñón se puede encontrar durante las estaciones cálidas productivas y el más bajo durante el período frío.

El almacenamiento del cuerpo se caracteriza por la limitación de los recursos alimentarios y la búsqueda de alimento en las cabras montesas también es diferente según la estación del año. Cuando los recursos alimentarios son bajos durante el invierno, las cabras reducen sus tasas de movimiento al buscar comida. Sin embargo, durante la temporada de primavera, cuando los alimentos están más disponibles, aumentarían su tasa de movimiento y se volverían más móviles en la búsqueda de alimentos.

Esta sería la tendencia ideal de movimiento, ya que la temporada de primavera es más abundante en los recursos alimentarios, lo que significa que hay más competencia por los recursos alimentarios, lo que obliga a algunos a caminar más lejos para obtener alimentos.

Deferencia ante los depredadores

La cabra montés española tiene una forma única de señalar a otros cuando se ha detectado un depredador potencial. En primer lugar, la cabra montés tendrá una postura erguida con las orejas y la cabeza apuntando en la dirección del depredador potencial. El ejemplar que llama señalará a los otros íbices del grupo con una o más llamadas de alarma. Una vez que el grupo haya oído las alarmas, huirá a otra zona que suele ser un punto ventajoso, como una ladera rocosa donde el depredador no puede llegar.

La cabra montés suele huir de una manera muy coordinada, liderada por una hembra adulta experimentada en grupos de hembras jóvenes y un macho experimentado en grupos de sólo hombres adultas, lo que posiblemente permita al grupo escapar de una manera más eficiente, ya que la cabra montés más experimentada sabrá a qué ladera debe correr. Sin embargo, debido a que sus alarmas consisten en un silbido explosivo abrupto, pueden ser fácilmente escuchadas por los depredadores y ser localizadas rápidamente incluso desde lejos.

Hermosa Cabra Montés
Hermosa Cabra Montés

Preservación

Las poblaciones de este tipo de cabras han disminuido significativamente en los últimos siglos. Esto se debe probablemente a una combinación de factores contribuyentes como la presión de la caza, el desarrollo agrícola y el deterioro del hábitat. Alrededor de 1890, una de sus subespecies, Capra pyrenaica lusitanica, también conocida como ibex portugués, se extinguió de su área de distribución en la Serra do Gerês portuguesa y en Galicia. A mediados del siglo XIX, otra de las cuatro subespecies, el íbice de los Pirineos, había perdido la mayor parte de su área de distribución. Finalmente se extinguió en enero de 2000, cuando la última hembra adulta murió en el Parque Nacional de Ordesa.

También hay una serie de amenazas para la futura preservación de la cabra montés española, como la sobreabundancia de la población, las enfermedades y la posible competencia con el ganado doméstico y otros ungulados, junto con los efectos negativos de la perturbación humana a través del turismo y la caza. Recientemente, las cabras del sur de España han estado expuestos a brotes de enfermedades como la sarna sarcópica. Esta enfermedad, potencialmente mortal para los ejemplares infectados, afecta de forma desigual a machos y hembras y limita la inversión reproductiva de los ejemplares. La sarna se ha convertido en el principal factor desestabilizador de muchas poblaciones de cabras.

Amenazas y conservación

De las cuatro subespecies, dos han desaparecido. La Capra pyrenaica lusitanica desapareció durante el siglo XIX y la Capra pyrenaica pyrenaica desapareció de los Pirineos a finales del siglo XX, tal vez debido a la sobreexplotación de la caza, a la competencia con otros ungulados salvajes o domésticos o también debido a condiciones climáticas adversas o a la presencia de parásitos.

La última cabra montés conocida en los Pirineos, una hembra, fue hallada muerta el 6 de enero de 2000, con el cráneo aplastado por la caída de un árbol. Un número limitado de íbices de esta subespecie han sobrevivido en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido (vertiente española de los Pirineos), creado en 1918 para salvaguardarlos.

En 2002, la población total de la Península Ibérica se estimaba en 50.000 ejemplares, lo que supone un fuerte incremento desde principios de los años noventa, cuando se estimaba que la población era de 7.900 ejemplares.

Reintroducción en los Pirineos franceses

Desde el 15 de septiembre de 2012, la cabra montesa está protegida en Francia, donde desapareció en 1910, con vistas a su reintroducción. Así, del 10 de julio al 10 de octubre de 2014, se realizaron 5 liberaciones de íbices de La Pedriza en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, cerca de Madrid, en Cauterets, en el Parque Nacional de los Pirineos, y en el circo de Cagateille, en Ustou, en el Parque Natural Regional de Ariège Pyrénées, con un total de 42 ejemplares, de los cuales 19 son hembras. En 2018, su población llegaba a casi 100 ejemplares.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Razas De Cabras
Razas De Cabras
Hermosa cabra alpina
Cabra Alpina
Una bella Cabra
Cabra de Angora
Cabra Beetal
Cabra Beetal
Cabra Barbari
Cabra Barbari
Una Hermosa Cabra
Cabra De Color Gamuza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba